Pedales de efecto

La reparación de pedales de efecto para guitarras o bajo es indispensable para cualquier músico así como su mantenimiento ya que os permitirá disponer de un inmeso abanico de posibilidades en estudio y en directo.

Mis trabajos en reparación de pedales de efecto más habituales son cambio de potenciómetros, cambio de jack, cambio de entradas dc, cambio de pulsadores, y todas aquellas reparaciones que puedan ser atendidas. También puedo adaptar vuestros pedales de efecto a nuevas necesidades que tengáis. Para todo esto, podréis pasar por Stringsfield y os atenderé en taller encantado.

Además, tengo mi propia línea de pedales custom, inspirados en los sonidos más clásicos y auténticos de pedales de efecto para guitarra que existen como por ejemplo los míticos Fuzz con los que rugía Jimi Hendrix. Siempre podréis trasladarmes vuestras necesidades en pedales de efecto y acomodar mis diseños a los sonidos que buscáis.

Como ya sabéis, mi prioridad es siempre que el sonido sea perfecto y cumpla con todo a lo que se aspira. Por ello, mis métodos de fabricación son muy sencillos: de la mejor materia prima sale el mejor producto.

Todos los condesadores, potenciómetros y técnicas de soldado que utilizo en la fabricación y reparación de pedales de efecto son de la máxima calidad que es posible encontrar en el mercado. Con el objetivo de que vuestro fiel compañero, ya sea fabricado por mí o de cualquier otra marca, tenga la vida útil más larga posible manteniendo su tone como el primer día.

También puedo realizar reparaciones de cables como mejorar soldaduras, cambiar jacks o incluso fabricar el cable perfecto para la situación que necesites y de las prestaciones que necesites.

Ponte en contacto conmigo aquí.